OJO POLÍTICO

0
236

Por: Ramón Frías Frías

• Bandera gay

.- En tiempos de lo que ahora llaman política tradicional, no había el término de los chapulines, palabra náhuatl que significa pelota de hule y así llamaban los aztecas a la langosta de campo que brincaba como ahora brincan diputados y senadores, alcaldes y funcionarios de un puesto a otro.

En esta situación, los partidos políticos se volvieron cachadores de tránsfugas y el proceso se convirtió en una licuadora, en la cual se mezclan todo tipo de bichos tricolores, amarillos, naranjas y convierten a la política en una bandera gay.

El comal le dijo a la olla tienes el rabo tiznado, o lo que es lo mismo, eres corrupto aunque seas de la alta y no pertenezcas a la prole, como llamaron las pirrurris Peña a quienes osaron criticarlas, tanto a ellas como a sus amigos ninis hijos de rico.

Dijera un buen amigo mío del juego de la política, el cual califica como muy complejo, porque siempre pierde el más pendejo, pero todavía más, cuando se admiten las estupideces, como en el caso de los perredistas y su negociadora Alejandra Barrales.

El pelón ex presidiario y el imberbe hoy precandidato a la Presidencia, se tragaron completitos a los perredistas, a cambio de la candidatura por la Ciudad de México, la Barrales aceptó que el PAN postulara a 150 candidatos a diputación federal; se quedaron con 105 y el gandalla veracruzano, logró tener para su partidillo 45 postulaciones a igual cantidad de suspirantes a una curul en el Congreso federal.

El ahora dirigente nacional perredista y su partido de ex izquierda, asegura y parecer verlo así, que su partido todavía tiene vida, pero la realidad es que debemos esperar a que pase la elección del uno de julio y la autopsia dirá si todavía vive o sufre las angustias del PT, al cual hubo necesidad de apoyarlo en una elección extraordinaria para que mantuviese el registro.

El llamado chapulín, “insecto que brinca como pelota de hule” es de origen mexicano y si bien antes se daba el chapulineo, éste era controlado por los partidos políticos, pero ahora todos los personajes abandonan cargos, ideología y convicciones, con la finalidad de mantenerse pegados a la ubre del presupuesto. Son megalactantes.

El moribundo PRD vio salir un bloque de senadores que fortalecieron al PT; las panistas Margarita Zavala, Tatiana Clouthier y Gabriela Cuevas se refugiaron en otros bandos; el “Jaguar Negro” Eduardo Ramírez, presidente del Partido Verde en Chiapas y 14 diputados renunciaron a su militancia; influyentes personajes del PAN, como Javier Lozano, Julio Di-Bella y hasta Vicente Fox, están en campaña pero por el Meade del PRI.

Las alianzas contra natura fueron la de PAN con PRD; la de supuesta izquierda de Morena y el PT, le agregaron el tono místico para agregar a los religiosos del Partido Encuentro Social para postular a candidatos como el Cuau.

Pero no podía esperarse otra cosa, cuando los atlistas se declaran chivas; los alcoholegas cambian de pareja y los sistemas DIF están a punto de promover, en lugar de matrimonios colectivos, campañas de divorcios colectivos.

En alguna ocasión escuché decir a un político que cambiarse del PAN a otro partido sería como cambiar de sexo, pero más tardó en dar su declaración de fidelidad a su partido, cuando ya se estaba promovieron por un partido de izquierda.

Sin embargo hay quien también cambia de sexo, como ahora lo hacen los muchachos y ya no se diga a los católicos que hoy los ves en misa y para pronto ya caminan por esas calles de dios con la atalaya en la mano. Los votos de castidad, obediencia y demás de los curas y monjas, no tardarán mucho en cambiarlos por el voto electoral. Pa que se nos quite lo pendejo, diría el Molacho de Ixtapa.

Nada menos en Jalisco tenemos a un precandidato a la gubernatura con oriundez priísta, pero luego se convirtió en perredista y ahora es dueño del partidillo que lo postulará como candidato y conforme crezca la ceguera de los jaliscienses, crecerá su posibilidad de cambiar su domicilio particular a Casa Jalisco.

El imberbe Anaya de ser paisano de los mazahuas y los súbditos del rey Conin, se puso traje de huichol y demostró sus habilidades musicales al hacer un dúo con Yawi; antes se había puesto el chaleco naranja y vino a Jalisco para decir que apoyarán a los candidatos a gobernador de todos los partidos.¿?

La respuesta de Enrique Alfaro para el camaleón fue que no habrá lana para meterle a la vigilancia para cuidar sus votos, los de Anaya en Jalisco. Para desgracia del cAnaya, lo que queda de PAN tampoco le va a prestar atención al fallido queretano.

Ahora los preocupados son los integrantes del Ejecutivo Nacional panista, porque sin una buena red de control, quedarán a merced de las voluntades de los cuidadores del partidillo y del PRI, con amplias posibilidades de derrota para el albicelestial en Jalisco, uno de los Estados clave en la elección de julio.

Los análisis de algunos alcoholegas le dan el triunfo a Meade en Jalisco y segundo lugar para Morena, pero se encuentra por debajo de PRD y Morena en la Ciudad de México, Nuevo León, Puebla y Veracruz.

El Frente descarriló en Jalisco, Nuevo León y otras entidades donde de plano no quieren a cAnananaya, en tanto que Alfaro ha visto descender su popularidad gracias a las redes sociales por su actuación como presidente municipal de Guadalajara.

A lo anterior se suma el concepto de Alfaro en contra de Anaya, porque en su círculo cercano, el precandidato del partidillo se refiere al queretano como el traidor, convencido de que Mancera habría sido mil veces mejor para la candidatura presidencial del Frente.

También en privado, Alfaro critica al pelón mayor, de quien refiere cometió un garrafal error al armar el Frente y argumenta que el camino correcto era la postulación de Mancera.

Por si fuera poco, a los tropiezos de Anaya se suma la actuación de los gobernadores panistas. Tal es el caso de Guanajuato, donde el mandatario Miguel Márquez Márquez anda de cabeza, luego de echar al caño tres mil millones de pesos en “su sistema Escudo”, consistente en cámaras de vigilancia instaladas en arcos carreteros, pero los resultados son incremento de mil por ciento en homicidios dolosos.

Nos leemos mañana.