OJO POLÍTICO

0
180

Por: Ramón Frías Frías

• Son iguales

.- Ahora son los políticos aprovechados de la máscara independiente quienes se encuentran en el ojo del huracán, luego de hacer caso a publicidades exhibidas en redes sociales, donde se ofertaban firmas de apoyo de a cien pesos.

Los mal llamados independientes fueron balconeados de forma inmisericorde, luego de que en la revisión, resultaron miles de firmas falsas, lo cual nos presenta la realidad y los suspirantes por la vía de candidato ciudadano, son los políticos de siempre con diferente antifaz, pero sin presentar esperanza de cambio, ni siquiera de personajes.

Demuestran que están hechos de lo mismo que los políticos a los cuales dicen repudiar con el argumento de que “ya estamos hartos” porque los partidos cansaron a los ciudadanos y dicen tener mayoría en la sociedad civil.

En el caso de los suspirantes por la candidatura presidencial ciudadana, tienen la obligación de completar 866 mil 593 firmas a nivel nacional, pero que contengan el uno por ciento de la lista nominal de 17 entidades.

La participación directa sin contar con el respaldo de un partido político, se remonta a la reforma electoral del 2012 y estrenada en la elección del 2015, con la incorporación de un diputado federal y uno local, quienes en su calidad de chapulines, luego de ocupar curul, ahora quieren estrenarse al poner su independiente trasero en un escaño del Senado.

A esos dos diputados se sumó todo un batallón, engallados por ese “gran triunfo” de Clouthier y Kumamoto, el primero hijo de un notable político y el segundo ahijado de los jesuitas, a quien además las malas lenguas le arrogan estar arropado económicamente por un empresario de dudosa conducta.

Para que los suspirantes a la candidatura independiente por la Presidencia puedan aparecer en la boleta, deben recolectar las firmas de apoyo no solamente en los lugares que conocen, sino conseguir como ya se dijo, el uno por ciento de 17 Estados.

A fin de conseguir la candidatura independiente y aparecer en la boleta para la renovación del Senado de la República, deben conseguir al menos la firma del dos por ciento de los anotados en la lista nominal en cuando menos la mitad de los distritos de los cuales se conforma la entidad a la cual aspiran a representar.

Debido a que se terminó el plazo para la recolección de firmas para las candidaturas por diputación federal el pasado 21 de diciembre, son los suspirantes a esas curules quienes se encuentran con el frío de la espalda recorriendo su espalda hasta la parte más meridional.

Quienes completaron los apoyos, les había sido requerido por el INE, lograr reunir firmas de apoyo de cuando menos el dos por ciento de la lista nominal correspondiente al distrito que pretenden representar, con cuando menos la mitad de las secciones electorales.

Los villamelones de la informática se pusieron a parir chayotes y a llorar como Alfaro, cuando les notificaron que los apoyos debían ser conseguidos mediante una aplicación electrónica, la cual se descarga en un teléfono inteligente. Aprendes o aprendes, les dijeron, mientras se escuchaba el llanto inconsolable del ex periodista Pedro Ferriz de Con, quien nunca se convenció de que aplicación del INE es efectiva.

Una vez dada la voz de arranque para la colecta de autógrafos electrónicos, comenzó la chilladera, esta no de Alfaro, sino de Ferriz, quien no pudo conseguir aparatos inteligentes y como la zarzamora que llora que llora por los rincones, sus ruedas de prensa versaban acerca de la ineficiencia de la app.

Mientras tanto el ex Bronco, la Mago, el Jaguar y hasta la Marichuy lo dejaban atrás, con lo cual demostró que no todos los alcoholegas le saben a las aplicaciones cibernéticas, porque los punteros no se quejaron y mejor destinaron sus esfuerzos a conseguir el mayor número de apoyos.

Los lloriqueos tuvieron efecto y la autoridad electoral implementó una actualización del sistema, les creó tutoriales para disipar las dudas de los más villamelones cibernéticos y para que vean que hay voluntad, les ampliaron el plazo para entregar apoyos por una semana más.

En síntesis, les demostraron que no hay mala leche, porque hasta los dejaron recaudar apoyos autógrafos en las zonas donde hay dificultad para obtener señal de internet.

Todavía no se sabe si los suspirantes a la presidencial hicieron trampas, o los aspirantes a los escaños del Senado, pero porque todavía no termina el plazo, el cual venció para los suspirantes por las curules federales el pasado 21 de diciembre.

En el proceso de validación de las firmas de apoyo para los independientes por las curules, los integrantes de la mesa de control del INE, encontraron de entrada 28 casos en los cuales fueron detectadas firmas irregulares.

Mi pecho no es bodega, dijeron los de la mesa de control y de inmediato presentaron una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) para determinar si hay delitos penales que perseguir.

El sospechosismo apunta a la compra del padrón que puso en oferta el partidillo Movimiento Ciudadano, pero la base de datos carece de actualización, porque la lista a utilizarse es la del 31 de agosto del año pasado, la cual crecerá con las nuevas de los jóvenes que cumplen años hasta el 30 de junio de este año.

El secretario ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina, explicó que de los 66 suspirantes a candidaturas independientes para las diputaciones federales, apenas uno de ellos cumplió al cien por ciento con los requisitos solicitados.

Pero no solamente fue la utilización de las copias del padrón electoral, usado en elecciones anteriores, sino el uso de credenciales falsas, de monederos electrónicos, fotocopias y el uso de bases de datos no actualizadas.

“Se utilizaron credenciales que fueron emitidas por el IFE, recortaron la fotografía original, se borraron los datos de la persona como el nombre, el número de elector y el número que está al reverso de la credencial y fueron suplantados con otra información”, ejemplificó Edmundo Garrido.

Los 28 aspirantes que presentaron la mayor cantidad de anomalías e irregularidades pertenecen a ocho estados: Chiapas, Veracruz, Tabasco, Ciudad de México, Morelos, Estado de México, Nuevo León y Tamaulipas.

De todos estos el Instituto Nacional Electoral ya confirmó de forma definitiva que 22 de ellos serán dados de baja del registro y sus nombres ya no podrán aparecer en la boleta electoral de los próximos comicios.

Mientras que de los 6 restantes, el INE todavía se encuentra revisando los apoyos que enviaron para determinar si son reales o también son falsos y poder emitir una resolución al respecto.

Por su parte, Patricio Ballados, director de prerrogativas de la misma institución, dijo que se pondrá especial cuidado y atención a la hora de verificar las firmas de los independientes que se encuentran luchando tanto por un puesto en el Senado como por la presidencia de la República.

Los candidatos que fueron identificados por registrar firmas irregulares serán citados para que expliquen su versión ante las autoridades del INE y, en caso de demostrar su inocencia, tener la oportunidad de recuperar su registro.

Nos leemos mañana.