OJO POLÍTICO

0
424

Por: Ramón Frías Frías

· Preámbulo

.- Los suspirantes en calidad de precandidatos ya se dieron hasta con la cubeta, pese a que las campañas todavía oficialmente no iniciaron, pero lejos de presentar propuestas, la táctica se basa en el chantaje y las descalificaciones en todos los bandos. El tiempo legal para iniciar campañas será el próximo 30 de marzo.

Agotado el primer mes de las precampañas el pasado domingo, los obuses mediáticos y la guerra sucia no dejó llegar la propuesta y los integrantes de las gavillas ni siquiera han dejado hablar a sus precandidatos.

La estrategia actual se basa en hacer llegar al contrincante con debilidad, para que las encuestas arranquen con su rival en lo más bajo posible de las preferencias electorales, con tácticas como la del gobernador que utiliza rivalidad con la Secretaría de Hacienda para atacar el pasado del virtual abanderado del tricolor y sus aliados.

En otro frente el puntero es acusado de formar parte de una conspiración rusa, como sucedió en la pasada elección para llevar a Trump a la Casa Blanca, con el agregado de un presunto apoyo de Nicolás Maduro, el dictador de Venezuela para hacer llegar a López Obrador.

Para algunos analistas el caso de Javier Corral es el de un kamikaze, porque si no logra hacer daño a las cúpulas del PRI y el candidato del tricolor, le va a explotar en las manos y su “lucha” contra la corrupción puede ser desactivada.

Ante las aclaraciones de Hacienda con un desmentido, pasó al plan B, el de armar un mitin, desde donde acusó una represión del gobierno federal contra Chihuahua y de ahí pasaría al plan C: armar una marcha a la Ciudad de México, para exigir la extradición de su antecesor César Duarte, otro de los ex gobernadores corruptos.

Corral tiene el tiempo en su contra, porque ya las ONGs que lo apoyaban, se deslindaron de la “lucha” y los demás gobernadores de oposición, no afines a Ricardo Anaya, también se hicieron a un lado. Hicieron mutis.

Metido ya en su precampaña por lograr la candidatura independiente, Jaime Rodríguez, el ex Bronco de Nuevo León, aseguró que ninguno de los gobernadores de oposición ha tenido problemas con los temas del presupuesto: “Se me hace que él quería de más, probablemente no supo negociar con la Federación”, declaró.

Se le fueron también con el mismo argumento, los gobernadores panistas de Querétaro, Veracruz, Baja California Sur y el perredista Silvano Aureoles, de Michoacán. Incluso el Sistema Nacional Anticorrupción, que lo apoyó el pasado 8 de diciembre, ya se deslindó del chihuahuense. El mandatario chihuahuense se ha quedado solo en esa batalla, pues sus homólogos de oposición y hasta compañeros de su partido se han deslindado del tema

“El gobernador de Chihuahua vende fantasmas, quizás quiera ser secretario de Gobernación (…), es evidente lo que busca este personaje y así ha sido toda la vida de provocador”, dijo Aureoles.

Hasta el precandidato presidencial de la coalición Por México al Frente, el panista Ricardo Anaya, asustado por los alcances de su plan, afirmó que no involucraría su campaña con el tema de la denuncia hecha por Corral.

“Javier Corral cuenta con todo mi apoyo, con todo mi respaldo, pero vamos a ser muy cuidadosos, no vamos a partidizar ni involucrar las campañas en un conflicto que es serio, que es profundo, que es de combate a la corrupción”, advirtió Anaya.

Y en la guerra de Corral, los muertos también hablan, sus voces tienen fuerza, peso e injerencia. “Cómo quisiéramos acompañarte, Corral, sumarnos como lo pides en tu inserción pagada, lamentablemente, no podemos… estamos muertos y tu trabajo era evitarlo”, se lee en un desplegado publicado en el Periódico Reforma, el cual fue “firmado” por los más de 2 mil 400 muertos durante su gobierno.

La voz de Hacienda, “Los recursos que no corresponden por ley no se pueden politizar, la Secretaría de Hacienda es institucional, se rige conforme a las normas aplicables y eso es lo que hemos venido haciendo y lo que se ha venido aclarando. No se puede extorsionar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por recursos que no corresponden conforme a la ley”, señaló en conferencia Vanessa Rubio.

La dependencia agregó además que un bono de 44.8 millones de pesos no fue entregado ya que la cuenta bancaria fue rechazada, incluso señaló que Zacatecas y Tlaxcala tampoco recibieron los recursos adicionales acordados.

Esos son los ataques contra se escribe Meade pero se dice Mid, en tanto que para López Obrador también tuvieron: “¡Alerta que camina, López Obrador, es Revolución Mexicana!”, se leía en las bardas que estaban firmadas por el Partido Socialista Unido de Venezuela, afín al gobierno de Nicolás Maduro.

Casi inmediatamente al darse a conocer la noticia por los medios locales La Patilla y Venezuela al Día, la chispa de una vieja arma se activó en nuestro país, la de ‘un peligro para México’.

El primero en atacar fue el priista Eruviel Ávila. “Aunque López Obrador niegue tener vínculos con Maduro, en diversas ciudades de Venezuela fueron encontrados muros pintados apoyándolo”, escribió en su cuenta de Twitter el actual asesor de campaña de José Antonio Meade.

Dos días después, López Obrador salió a defenderse.

El pasado sábado, mediante un video, reveló la identidad del atacante y promotor de la llamada ‘Guerra Sucia’ en su contra. “Hace dos o tres días hice un video para fijar mi postura sobre las bardas que aparecieron en Venezuela, supuestamente de apoyo a mi candidatura a la presidencia, hablé de la guerra sucia, de cómo está de moda de un tiempo para acá el contratar a publicistas mercenarios que se dedican a llevar a cabo estas campañas de calumnias, de desprestigio, con la técnica hitleriana de que una mentira que se repite muchas veces puede convertirse en verdad y con la vieja consigna del hampa del periodismo de que ‘la calumnia cuando no quema, tizna’.

“No es nada novedoso, ahora que me entero, que el PRIAN (…) contrata a un publicista, de estos mercenarios que se le conoce como J. J. Rendón para atacarme, y evitar que yo llegue a la Presidencia de la República”, acusó López Obrador, disparando dos blancos, al PRI y al PAN.

“Yo no tengo ningún problema de que implementen la guerra sucia, la he padecido desde hace muchos años, de ‘El peligro para México’, de este publicista Morris, que fue el que acuñó esa frase.

“Se me quiere vincular con el gobierno de Venezuela, se me quiere comparar con el finado Chávez, con Maduro, con Putin, la supuesta injerencia rusa en las elecciones de México, que soy mesiánico, que soy populista, no es decente pero está permitido”

Sin embargo y en plenas precampañas, todavía el PRI cuenta con la estructura más grande y firme, además de ser el que más experiencia tiene en elecciones y situaciones adversas, pero de momento no ha mostrado sus armas ni estrategias.

Nos leemos mañana.