OJO POLÍTICO

0
204

Por: Ramón Frías Frías

• Del Polo al Frente

.- Dice el hoy malogrado Mancera que fue idea suya y de Dante Delgado la creación del Frente, hoy llamado Por México al Frente, con una denominación según su dicho, con el nombre del Cuarto Polo.

La idea general del ahora ex suspirante por la candidatura, es que fue traicionado por los Chuchos, la tribu más influyente del PRD, quienes hicieron la negociación final para desaparecer a Mancera y Moreno Valle, al dejar en manos de Ricardo Anaya la candidatura presidencial.

Como Pedro al negar a Jesús en una historia reseñada en la mitología católica, quien lo negó tres veces antes que el gallo cantara dos, así Zambrano negó la traición: “No se puede hablar de traiciones, todos sabíamos que esto podía suceder y nadie se puede llamar a engaño…”, atajó el Chucho Zambrano.

Desde su posición como vicecoordinador de la bancada perredista en la Cámara Baja, Zambrano también se negó a reconocer que Anaya representa el mejor perfil para abanderar la coalición panista-perredista, pero admite que con esos weyes habrán de arar en el presente proceso electoral.

Reconoció también el jerarca perredista que serán muchos los perredistas que no le darán su voto a Ricardo Anaya y se volcarán para apoyar al Peje López Obrador, pero también serán “muchísimos” quienes respalden la fórmula de la coalición.

El otro Chucho por su parte de apellido Ortega, ex dirigente nacional perredista, al igual que su correligionario, rechazó que se haya traicionado a Mancera y dijo entender la postura del jefe de Gobierno capitalino, pero aseguró que ya quedaron “arreglados” con él.

“Entiendo a Miguel Ángel, entiendo que tiene que tener una salida, que tiene que tener argumentos para entender lo que está sucediendo, pero eso ya lo platicamos con él, sabe que sin el Frente ni hay futuro para el PRD, ni para el PAN ni para Movimiento Ciudadano ni para ninguno de los dirigentes, incluido Mancera”, aseveró.

El domingo fue la entronización de Anaya como virtual candidato de la coalición, al hacer cada y prender el ventilador y le soltó la primera flatulencia a su ex padrino Felipe Calderón, de quien dijo le entregó el control de la educación en México a la lideresa del sindicato magisterial, Elba Esther Gordillo, a través de su yerno Fernando González Sánchez, exsubsecretario de Educación Básica en ese gobierno panista.

“Pese a la llegada de Vicente Fox a la Presidencia en el 2000, no cambiamos el régimen… asumamos que las estructuras profundas del sistema priista quedaron prácticamente intactas… no cambiamos los cimientos, no cambiamos las estructuras. La historia se repitió en 2006: la alianza con la corrupta líder sindical Elba Esther Gordillo trajo grandes consecuencias para nuestro país… quedó intacto el pacto de impunidad“, fustigó.

En un salón del Word Trade Center, Anaya emitió un discurso de más de una hora donde aseveró que “México necesita sí un cambio, pero no cualquier cambio”.

“Necesitamos un cambio profundo, para mejorar, un cambio inteligente, con visión de futuro y esa es la convicción detrás de la conformación del Frente Ciudadano por México que le pese a quien le pese, hoy ya es coalición electoral”, estableció.
En ese sentido fustigó a López Obrador y a José Antonio Meade a quien calificó como el candidato “de la continuidad”, mientras que al tabasqueño lo identificó como el de “las ideas viejas y fracasadas”.

“A México no le conviene un cambio hacia al pasado, repleto de locuras como el que ofrece Andrés Manuel López Obrador. Él representa un cambio de ideas viejas y fracasadas”, aseguró.

México —insistió— no necesita un cambio como el que ofrece López Obrador, quien entre otras “locuras e ideas viejas y fracasadas” propone que basta con que llegue con un iluminado para terminar con la corrupción, pero en su proyecto alternativo de nación propone la imposición de un fiscal carnal en la Fiscalía General, o bien, la corrupción que quedó en evidencia hace 17 años, con el tema de las ligas con René Bejarano, y funcionarios apostando en Las Vegas o Carlos Imaz, quien fuera esposo de Claudia Sheinbaum, actual candidata de Morena a la Jefatura de la Ciudad de México.
Anaya criticó la deuda, los homicidios dolosos, la corrupción y la pobreza, que atribuyó al actual gobierno priista.

“Este gobierno priista ha sido un absoluto desastre nacional… lo bueno es que ya se van”, estableció.

Anaya presumió que el PAN, PRD y MC gobiernan 16 estados de la República, 16 capitales, más de 800 municipios, lo que no tiene ninguna otra fuerza electoral.
“Ninguna fuerza electoral que vaya a competir en las elecciones de 2018 tiene esta potencia a nivel de gobiernos locales, esta es la razón por la que le tiene tanto miedo, por la que le tiene pánico el sistema al Frente, a nuestra coalición electoral”, indicó.

De manera simultánea, Aejandra Barrales fue a anotarse para la jefatura de Gobierno de la capital y al mismo tiempo en otra parte, Claudia Sheinbaum se apuntaba por Morena para contender para ser el relevo de Miguel Mancera. Y va sola.

El domingo a primera hora, la exdelegada de Tlalpan oficializó su registro en la sede del partido de Andrés Manuel López Obrador, ubicada en la Colonia Del Valle, mientras en la colonia Roma, los perredistas agitaban banderas blancas y amarillas, senadores, diputados, dirigentes, militantes y simpatizantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) le daban su apoyo a Alejandra Barrales, quien dejó la dirigencia nacional de su partido. Con su hija en brazos y arropada también por Juan Zepeda, el excandidato a la gubernatura del Estado de México.

Otros perredistas se fueron a acompañar a Ricardo Anaya, quien logró convencer a los mandos perredistas, posiblemente consciente de que los de izquierda no van a votar por un partido que nació en la década de los años 30 del siglo pasado, para contener el proyecto de Lázaro Cárdenas.

Para algunos analistas ya comenzó la peregrinación hacia las oficinas de Morena, además de los rencores dejados atrás de personajes como Miguel Ángel Mancera, quien de momento decidió seguir en la jefatura del Gobierno capitalino.

Mancera había dicho que no va a ayudarles a dinamitar el Frente, pero de momento se abstuvo de asistir a la asunción de Anaya, con el argumento de que tenía agenda diferente, además de aceptarles la renuncia a dos colaboradores que se fueron directamente a hacerle la competencia a su amada la Barrales. Pero dicen también que le ofrecieron palomear muchas de las candidaturas correspondientes al PRD. Sólo dicen.

Nos leemos mañana.