OJO POLÍTICO

0
296

Por: Ramón Frías Frías

• Frente contra Anaya

.- La falta de liderazgo de las dirigencias de PRD-PAN y MC, representan el principal valladar para conformar ya en definitiva el muy cacareado Frente, porque al arrebatar todas las canicas a los suspirantes a las candidaturas, se ven imposibilitados para elegir un candidato con probabilidades de triunfo en la elección del 2018 por la Presidencia.

La intención inicial del Frente, era la de formar coalición para derrotar a Morena y al PRI, pero solamente están de acuerdo en lo repartido la dirigente Barrales del PRD y el suspirante por la candidatura presidencial Ricardo Anaya, a quien su partido ya se le fue de las manos.

Anaya se vio desde ya sentado en la silla presidencial ocupada hoy por Enrique Peña Nieto, pero los insurrectos Moreno Valle y Zavala Martín del Campo en el PAN, quieren selección abierta, al igual que el perredista Silvano Aureoles Conejo.

Este fin de semana vence el plazo para que los suspirantes que irían por la libre se registren ante el INE, de lo cual se desprende la negativa de las dirigencias panista y perredista para desvelar el método de selección de candidato. Quieren a toda costa evitar que sus cuadros de vayan por la libre.

A la propuesta de Moreno y Zavala se les agregó el Panal de Elba Esther, quienes se unirían al Frente si la selección de candidato presidencial se da por la vía de frente a la ciudadanía y el abanderado del Frente se elija por esa vía.

El damnificado mayor es Anaya, quien ya tiene en contra a los del PRI y las flotas del Peje, pero también en contra a los suspirantes panistas Moreno Valle y Zavala del Campo, quienes en caso de apuntarse como independientes, le dejarían un socavón difícil de tapar en la elección del uno de julio.

Los del PRD están de acuerdo en hacer una elección abierta a la ciudadanía, pero para el payasito de la tele, las condiciones no están dadas y según las lenguas viperinas, es porque los del MC y las tribus perredistas todavía no están de acuerdo en la repartición.

A la negativa del imberbe Anaya se le enfrenta la propuesta del partidillo de Dante Delgado y del PRD de las tribus, quienes quieren mandar un mensaje democrático y ciudadano, para demostrar que son diferentes y no hay dedazo como en el PRI o decisión única como en Morena.

Anaya dice tener muchas canicas, porque en las encuestas recientes, el PAN como partido sostiene una preferencia de 25 por ciento, en tanto que la intención de voto de los perredistas alcanza un diez por ciento y en la cola el partidillo de Delgado Rannauro con apenas un cinco por ciento.

“El Frente Ciudadano por México reconoce fundamentalmente abrir espacio para escuchar a la ciudadanía, no se trata de presentar un programa de tres personas, de una persona, de tres partidos, no se trata de poner una agenda previa, se trata de abrir un espacio para escuchar a los ciudadanos”, dijo Alejandra Barrales para refutar al imberbe.

El calendario propuesto por la Barrales, inicia el 19 de octubre con las mesas de diálogo y discusión para recabar la opinión ciudadana de un gobierno de coalición y desarrollar las pláticas hasta llegar al 13 de diciembre para registrar un candidato de unidad frentista.

“Nosotros estamos a favor llegada la etapa, no es esta la etapa, primero tenemos que construir el proyecto, una vez que lleguemos a la etapa electoral nosotros estamos, por supuesto, a favor de un método que nos garantice que no va a existir la participación abierta del Gobierno federal (…) siempre hemos estado a favor de un método democrático que garantice que se ponga por delante a los mejores perfiles que puedan representar al Frente”, agregó Barrales.

El plan de Anaya es que sus contrincantes poblano y la Zavala se desesperen, porque ante la negativa para hacer un proceso abierto, tendrán que presentar la solicitud antes del 8 de octubre ante el INE para ir por la libre, en cuyo caso le dejarían el camino sin obstáculos y conforme al plan inicial del payasito de la tele.

“Me permito precisar que de ninguna manera la conferencia de prensa tuvo como fin preconfigurar ningún tipo de alianza hacia 2018”, decía la Barrales en plena campaña de Josefina en el Estado de México.

Ernesto Cordero por su parte y luego del anuncio de conformación del Frente, gritó que el PRD “desprestigia al PAN y está en contra del programa político que históricamente ha defendido el blanquiazul. El PAN puede ganar solo”.

La otra cabeza del Frente, el ex presidiario Dante Delgado Rannauro, jefe máximo de los pelones, decía: “El PRD en términos de sus órganos normativos tiene una clara ausencia de compromisos y firmeza para dar certeza política a un proceso como el presidencial”.

Al ex gobernador veracruzano la ideología se le resbala y lo único importante es lograr más diputaciones y puestos políticos para sus pupilos, pero el sumo pontífice de los pelones, está de acuerdo con los perredistas en un proceso democrático para la elección del abanderado del Frente.

Sabedor que será su partidillo el ganador en caso de lograrse el Frente, Dante Delgado pidió que el Frente fuera “ciudadano” y ser el portavoz de dicho frente: “El actual Frente Ciudadano por México con los partidos que lo integran, una vez que se defina un ejercicio de coalición con las formalidades que establece la ley se procesa a su registro y estará en posibilidades reales de ganar la presidencia de la República y tener la mayoría en ambas Cámaras del Congreso de la Unión”, dijo Delgado.

Como sus pares también dice sin decir y lo visible es que los procedimientos para elegir candidatos no tiene todavía pies ni cabeza. Al igual que sus compañeros habla de tiempos y plazos, incluso de maneras no tradicionales de selección, sin embargo para él lo que importa no son las formas, sino los resultados.

“Los procedimientos serán democráticos, serán conforme a los propios ejercicios que definamos en cada una de las organizaciones electorales que participamos en este ejercicio, pero al propio tiempo. Pudiera llegar a darse el caso que vayamos a ir a tocarle a alguien la puerta para que sea el candidato o candidata, es decir, no tenemos que utilizar los mecanismos tradicionales en un ejercicio de denominación de candidaturas”, opinó Delgado a nombre del Frente.

Durante la conferencia en el hotel Imperial en la Ciudad de México, Ricardo Anaya se limita a escuchar a sus compañeros y a tomar nota, evade las preguntas sobre los métodos de selección y de una posible fractura con otros aspirantes. A momentos, sus compañeros lo salvan, le sirven de escudo y contestan a las preguntas.

“Aún no es tiempo de elegir. Queremos mecanismos que sean auténticamente democráticos y que estén plenamente blindados. Esto ocurrirá en la etapa correspondiente en la cual todavía no nos encontramos”, respondió Anaya. Y cuando le preguntaron de la Zavala, dijo: “La considero una panista a la que respetamos y por supuesto queremos en Acción Nacional”, dijo de Margarita. Siguen con el engrudo hecho bolas.

Nos leemos mañana.