OJO POLÍTICO

0
338

Por: Ramón Frías Frías

•   Los Del Mazo

.- Primero el abuelo y luego el papá. Ahora es Alfredo del Mazo Maza quien inicia con el gobierno priísta en el Estado de México, a quien algunos analistas le llaman Alfredo del Mazo III, quien abanderó el partido que nunca ha soltado el poder en el Estado más poblado del país.

Al abuelo Alfredo del Mazo Vélez, le tocó ya una administración de seis años. Asumió la gubernatura de 1945 a 1951 y se la arroga la fundación del poderoso Grupo Atlacomulco, luego del asesinato del gobernador Alfredo Zárate Albarrán en 1942.

Del Mazo Vélez fue funcionario del gobernador Isidro Fabela Icaza, de quien fue sucesor en 1945 y en la actualidad es común ver calles y escuelas con su nombre en muchos de los municipios mexiquenses.

El siguiente Del Mazo, también Alfredo, fue el segundo en tomar el poder en los años 1981 a 1986. Alfredo del Mazo González fue impulsado por el entonces Presidente José López Portillo y como el primer Del Mazo, éste Del Mazo González, fue precandidato presidencial. El segundo gobernador mexiquense Del Mazo González fue el contrincante priísta de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano por la jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

El recién ungido gobernador del Estado de México es primo del Presidente Enrique Peña Nieto, con quien fue entre 2005 y 2006, director de Fomento a la Micro y Pequeña Empresa de la Secretaría de Desarrollo Económico estatal; después fue director general del Instituto Mexiquense del Emprendedor, para posteriormente ser secretario de Turismo. El ahora nuevo gobernador mexiquense dejó el gobierno estatal en 2009 para ser alcalde de Huixquilucan.

En 2012, con la llegada de Enrique Peña Nieto a Los Pinos, Alfredo del Mazo Maza volvió a trabajar en el equipo liderado por su primo, y fue nombrado director del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).
El priista Alfredo del Mazo Maza quiere ver a sus hijos a los ojos y poder decirles que «como gobernador hizo un buen trabajo por los mexiquenses”, según sus propias palabras.

Entre las principales promesas de Alfredo del Mazo está un programa de empleo para las mujeres mayores de 50 años, pensión para adultos mayores con cobertura total, duplicar el número de canastas alimenticias y crear comedores comunitarios; sin embargo, fue la promesa de un salario rosa entre amas de casa fue la base de su campaña.

El eslabón (político) entre Enrique Peña Nieto y Alfredo del Mazo Maza tiene nombre: Alfredo del Mazo González, tío del presidente de la República y padre del candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México.

Del Mazo González no es un tío común. Cuando Enrique Peña Nieto fue gobernador de la entidad mexiquense presidió un consejo asesor en materia de infraestructura y funcionarios ligados a él volvieron a la administración pública, además de que su hijo, Alfredo del Mazo Maza, inició su carrera política.

El 20 de julio de 1965, el exgobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Vélez, acudía como testigo a la boda de su sobrino Enrique Peña del Mazo y Socorro Nieto. Un año después nacería Enrique Peña Nieto.

Era el tío más influyente de la familia Del Mazo, excolaborador del gobernador Isidro Fabela y su sucesor en 1945. Él abrió la puerta de Palacio de Gobierno para otros de sus estirpe y políticos del norte de la entidad.
La fotografía de los contrayentes y el testigo de dicha boda puede encontrarse en el libro Alfredo del Mazo Vélez, el político de la transformación, del historiador Álvaro Arreola Ayala, editado por el gobierno mexiquense, donde se resalta un antes y un después tras la gestión del político atlacomulquense.

De acuerdo con el árbol genealógico descrito en el libro Negocios de Familia, de Francisco Cruz Jiménez y Jorge Toribio Cruz Montiel, el exmandatario Alfredo del Mazo Vélez fue primo hermano de Dolores del Mazo Vélez, quien se casó con Arturo Peña Arcos.

Hijos de ambos primos fueron Alfredo del Mazo González y Gilberto Enrique Peña del Mazo, a su vez primos segundos. La descendencia de los dos son primos terceros, entre ellos Alfredo del Mazo Maza, hoy gobernador ungido el pasado viernes 15 de septiembre.

El parentesco entre el hoy presidente y el actual candidato a gobernador ha sido desdeñado por ambos. En la década anterior, Alfredo del Mazo Maza sostenía que era una relación lejana.

En diciembre de 2005, cuando el entonces gobernador Enrique Peña Nieto nombró a Alfredo del Mazo Maza como director del recién creado Instituto Mexiquense del Emprendedor, admitió que había un parentesco, pero evadió precisar la cercanía familiar. También aseguró que la desconocía. Lo que sí admitió fue que le tenía confianza.
Ya en el cargo el novel funcionario, en febrero de 2007, defendía su inclusión en el gabinete de Peña Nieto, al reconocer que ser hijo y nieto de los exgobernadores Alfredo del Mazo González y Alfredo del Mazo Vélez le había dado perspectivas para participar en la administración pública.

Enrique Peña Nieto tiene 50 años, aunque los separan casi 10 años, la cercanía entre ambos cuenta con un eslabón que los ha mantenido unidos: el exgobernador Alfredo del Mazo González, padre del hoy candidato a la gubernatura y tío del presidente.

Si Arturo Montiel Rojas fue quien catapultó a Peña Nieto a la gubernatura mexiquense, Alfredo del Mazo González fue una figura clave en la gestión estatal que encabezó su sobrino.

En mayo de 2007, el entonces gobernador Enrique Peña Nieto encabezaba un acto en el salón Adolfo López Mateos de Palacio Gobierno. A su diestra, el exmandatario Alfredo del Mazo González había iniciado su gestión como presidente del Consejo Mexiquense de Infraestructura (Comin), un órgano de asesoría, consulta y opinión técnica del Ejecutivo estatal en la orientación y promoción “del desarrollo integral de la infraestructura de la entidad”, integrado por especialistas y funcionarios, en una especie de súper consejo asesor del gobernador Peña Nieto.

Uno de los colaboradores más cercanos de Peña Nieto, en su gobierno estatal, fue David López, coordinador de Comunicación Social, quien lo acompañó hasta sus primeros años en la Presidencia de la República.
David López también fue vocero estatal del gobernador Alfredo del Mazo González; otro caso similar es el de Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de Peña y quien fue subsecretario general de gobierno en la administración del tío Del Mazo.

“La influencia de Alfredo del Mazo González se notó desde el principio. Ejerce una autoridad marcada en las decisiones y su equipo es dueño de algunas de las carteras prioritarias en la administración”, escribieron en Negocios de Familia, Francisco Cruz Jiménez y Jorge Toribio Cruz Montiel, respecto de la gestión de Peña Nieto.
El PRI continúa invicto en el Edomex, pero esta vez no llegó con un amplio margen de votos.

Nos leemos mañana.